Imagen Transparente
Imagen Transparente
Fundación MAXAM
Los sistemas de iniciación

Fundación MAXAM - Casa del Explosivo - Los sistemas de iniciación

A partir de la dinamita, los explosivos ya no detonan con la aplicación de una llama, sino mediante percusión, con la detonación previa de un explosivo de gran potencia. Son los llamados sistemas de iniciación.

En 1863 Alfred Nobel patentó su primer iniciador, de madera relleno de pólvora negra. Posteriormente inventó uno con sistema de cápsula de cobre en cuyo interior albergaba fulminato de mercurio, producto que se fabricaba también dentro de las instalaciones de la fábrica. Pronto se contó con una amplia gama de detonadores cuyas características variaban en función de las circunstancias en que fueran a ser aplicados (minería, canteras, construcción) y del tipo de dinamita con que fueran a ser utilizados.

Otro sistema de iniciación es la mecha de seguridad o mecha lenta. Esta consiste en pólvora negra envuelta en hilados textiles –con una trenzadora como la expuesta– posteriormente impermeabilizada con una capa de asfalto a su vez cubierta con una nueva capa textil o de cera.

Por su parte, el cordón detonante es una cuerda flexible e impermeable que alberga explosivo en su interior, originalmente TNT y pentrita desde 1936.

Los más de 140 años de historia de la industria del explosivo han traído consigo una amplia gama de detonadores –eléctricos, no eléctricos y electrónicos– cuya evolución puede conocerse en la panelística de esta sección de la Casa del Explosivo.






Comparte:


Última actualización 2017.01.18
 Fundación MAXAM © 2017   Síguenos en Twitter   Síguenos en Facebook   Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube       
Contacta con   |   Mapa web   |   Nota legal