Imagen Transparente
Imagen Transparente
Fundación MAXAM

Fundación MAXAM - Calendario del año - 1928

 


Elías Salaverría
Inchaurrandieta                      
Dinamiteros

Óleo / lienzo.
61 x 36 cm. 
                                                                                 

Es, probablemente, el autor de la Colección MAXAM que más reproducciones haya podido conseguir para una de sus obras. En 1931 su “La ofrenda de Elcano” fue elegida como ilustración de los antiguos billetes españoles de 500 pesetas. Con un logro como este en su curriculum, no debe sorprendernos que unos años antes fuera considerado para ilustrar el calendario de explosivos. Precisamente en un momento en que su caché era de lo más elevado tras haber retratado en 1927 a la Reina Victoria Eugenia, y hacerlo –con su almanaque vigente- al Rey Alfonso XIII, ambos por encargo de la Diputación de Guipuzkoa.

La fortaleza que representan estos dinamiteros no era algo ajeno para Elías, cuando con once años el Marqués de Cubas comenzó a pagarle sus estudios de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de San Sebastián, hacía a pie todos los días el recorrido de ida y vuelta que une Lezo, localidad en la que nació y residía, con la capital donostiarra. Igualmente, la corpulencia física debía estar en su cotidianeidad, su padre era carpintero y su pueblo vecino era Pasajes, el famoso y más importante puerto guipuzcoano, donde pudo ver la dura actividad de pescadores y trabajadores de la siderurgia y astilleros.

Cuando le llegó el encargo de la obra para la Colección MAXAM y su calendario, la temática debió ser algo claro para él. Los hombres del norte claramente identificados por sus txapelas, trabajando con el producto más conocido de la compañía, la dinamita. Aunque para entonces ya estaba asentado en Madrid, seguro que en sus viajes estivales a Lezo pudo ver a estos profesionales trabajando en las voladuras con explosivos que se realizaban para construir la línea férrea destinada a comunicar al litoral vasco tanto entre sí, como con el interior. Fue la línea San Sebastián-Irún, apenas 20 km construidos de 1910 a 1913 para la que fue necesarios horadar 15 túneles, de ahí que enseguida fuera denominada “el topo”.

La orografía de esta zona de España es de las más complicadas y difíciles de nuestro país. La construcción de cualquier infraestructura es especialmente compleja. Hoy, un siglo después, aún se están mejorando la red de comunicaciones de esta zona, con proyectos como la autopista Vitoria-Eibar o la Y vasca de alta velocidad ferroviaria, infraestructuras en cuya construcción está siendo vital el uso de explosivos y la asistencia técnica que prestan los profesionales de MAXAM.





Comparte:


Última actualización 2019.09.13
 Fundación MAXAM © 2019   Síguenos en Twitter   Síguenos en Facebook   Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube       
Contacta con   |   Mapa web   |   Nota legal