Imagen Transparente
Imagen Transparente
Fundación MAXAM

Fundación MAXAM - Cátedra MAXAM - Minerales - Radiactivos

Imagen cedida por el Laboratorio de Microscopía Aplicada y Análisis de Imagen de la ETSIME-UPM.

Tan esenciales como delicados

Historia

En 1789, el químico alemán M. H. Klaproth, descubrió el uranio como óxido con un ejemplar de pechblenda (variedad de uraninita). A principios del siglo XIX, otro químico, Jacob Berzelius observó la pérdida de la estructura cristalina, debida a millones de años de emisión de radiaciones de algunos minerales de uranio. Aunque no podía explicarlo, intuyó que estos tenían una propiedad especial desconocida. En 1841 E. Peligot, químico francés, consiguió aislar el elemento metálico por primera vez y, en diciembre de 1895, el físico Winhelm Roentgen publicó los resultados del experimento en el que descubre el fenómeno radioactivo.

En 1896, el físico francés H. Becquerel señaló que sólo los minerales de uranio (VI) eran fluorescentes y/o fosforescentes y que esta propiedad era independiente de la exposición al sol, mientras que los minerales de uranio (IV) no tenían ninguna de estas dos características.

En 1905, el químico norteamericano B. Boltwood descubrió que el radio procedía de la desintegración del uranio y que éste estaba presente en muchos minerales como el zircón o la monacita. Marie y Pierre Curie observaron que los rayos uránicos de Becquerel no eran exclusivos del uranio y que también aparecían en el torio, además de en el polonio y en el radio que ambos descubrieron en 1898. En 1903 se les otorgó el Premio Nobel de Física por las investigaciones sobre radiación y en 1911 el de química a Marie por el descubrimiento de estos elementos.


 

¿Cómo se encuentran en la Naturaleza?

Entre los elementos radiactivos se encuentran el polonio, ástato, radón, francio, radio, actinio, torio, protactinio, uranio, neptunio, plutonio, americio, lawrencio, curio, berkelio, californio, einstenio, fermio, mendelevio y nobelio. Los tipos de yacimientos más comunes son las rocas ígneas (granito, pegmatita, riolita, toba volcánica, etc.), formadas tras el enfriamiento y solidificación del magma o roca fundida del interior de la tierra. Pero la radiactividad no es exclusiva de estas rocas ya que, a veces, los depósitos de rocas formadas por acumulación de sedimentos o sedimentarias (conglomerados, arcillas, areniscas, esquistos arcillosos, calizas, etc.), al ser porosas y permeables alojan minerales de uranio y torio dando lugar a yacimientos radiactivos importantes. Las rocas metamórficas (mármol, cuarcita, esquistos metamórficos, gneis, pizarra, etc.), formadas a altas presiones a partir de rocas ígneas o sedimentarias, tienden a mantener el contenido de minerales radiactivos de las rocas originarias. Los depósitos de fosfatos (roca sedimentaria compuesta por minerales del grupo del apatito) y carbón (hidrocarburos) tienen una consideración especial ya que ambos, en algunos casos, contienen altas concentraciones de uranio. Si atendemos al uranio como principal fuente de radioactividad en uso por el hombre, los minerales más importantes para su obtención son la uraninita, la torbernita, la autunita, la brannerita, la carnotita y el uranofano.

 

¿Dónde los encontramos en nuestra vida diaria?

En torno al 80% de la radiación de fondo que recibimos solo por el hecho de vivir en el planeta Tierra procede de los minerales que nos rodean, la radiación cósmica y los alimentos que tomamos.

Los minerales radiactivos se utilizan principalmente para la producción de electricidad, el trazado isotópico en biología y en medicina, la radioterapia, la esterilización y la destrucción de hongos, bacterias y virus nocivos. También cabe destacar su uso en radiografías industriales, fabricación de pinturas luminiscentes, detectores de incendios y fertilizantes.

 

MAXAM y los radiactivos

Para llegar a estas aplicaciones, los minerales radiactivos han de ser extraídos de la tierra. Algunas de las grandes explotaciones de estos elementos están en países como Kazajistán, Canadá, Australia, Rusia o Uzbekistán. Naciones en cuyas minas de radiactivos, MAXAM Civil Explosives desempeña un papel fundamental. En España, cabe destacar la mina de uranio gestionada por Enusa en Salamanca, cerrada en el año 2000, donde MAXAM era el proveedor único de soluciones de voladura.


Mineral del mes. Junio 2016





Comparte:




Última actualización 2019.12.11
 Fundación MAXAM © 2019   Síguenos en Twitter   Síguenos en Facebook   Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube       
Contacta con   |   Mapa web   |   Nota legal